Las primeras muestras del piercing de ombligo datan de la época de los faraones. Las familias soberanas se hacían este tipo de piercing que era un signo de pertenencia a la casta “alta”. Hoy en día – bien disimulado bajo una camiseta o un jersey, el piercing de ombligo revela su encanto cuando bajo el sol nos quitamos la ropa y paseamos por la playa. Instrumento de deseo, verdadera joya contemporánea, el piercing de ombligo nos viste tan bien que no podemos imaginarnos sin él.
Los piercings propuestos aquí son de tipo banana, y banana con colgante, pero igualmente se pueden usar espirales, anillos o aros.

Mostrando 1–12 de 33 resultados