cuidar-piercing-septumSi estás pensando en realizarte un piercing en el septum, debes tener claro que la nariz es una zona que, por lo general, está en contacto con diversos microbios y otro tipo de suciedad. Si has seguido todos los pasos recomendados para llevar a cabo una buena cicatrización y, aún así, se te ha infectado la perforación, nosotros te enseñamos a curarla paso a paso. De todas formas, no olvides acudir a un profesional para que te trate de manera específica.

Instrucciones

  1. Lávate la perforación tres veces al día con jabón antiséptico, neutro y sin alcohol, sobre todo después de realizar actividades que te hayan hecho sudar.
  2. Después de limpiarlo, coloca suero fisiológico en un bastoncillo de oídos y desliza lentamente el piercing en ambos costados mientras lo frotas suavemente con él.
  3. Mueve el piercing de un lado para otro varias veces al día; esto evitará que se cree una costra durante la cicatrización. Recuerda que, siempre que quieras tocártelo, deberás tener las manos limpias y que nunca deberás hacerlo en seco.
  4. Evita en todo momento los golpes en la zona, así como los enganches del septum al retirarte la ropa.
  5. No retires el piercing, a pesar de que esté infectado; con esto sólo conseguirás dañar la cicatrización de la piel de una manera grave. Ten paciencia y cúralo como te hemos mostrado.