cuidar-piercing¿Se te ha infectado un piercing? Las perforaciones en la piel pueden llegar a infectarse si no se cuidan bien o si se exponen a ambientes contaminados. Cuando un pendiente se infecta puede inflamarse, aparecer pus y causar algunas molestias y dolores. Desde el momento en el que te haces un piercing debes tener claro los cuidados que necesita para que la cicatrización del mismo sea lo más fácil posible pero, si ya es tarde y lo tienes con pus, en este artículo de ColorTribal encontrarás el método para aprender cómo desinfectar un piercing.

Instrucciones

Cuando te haces un piercing, lo primero que debes hacer es preguntarle al profesional que te lo ha hecho cuál es la manera de cuidarlo. Seguramente te comentará que evites aplicarte crema hidratante o maquillaje (si te lo has hecho en la cara) para que no se infecte.También es importante que te hagas con un jabón neutro para poder curarte el piercing con las manos completamente limpias. El método de curación, habitualmente, es con un poco de suero fisiológico o yodo, productos que consiguen eliminar la suciedad y evitar las infecciones.Si el lugar del donde te has hecho el agujero es en la boca, en la lengua o en el labio debes saber que durante unos días no podrás fumar, beber alcohol, tomar comidas picantes ni practicar sexo oral, de esta manera consigues mantener las bacterias alejadas de la herida y fomentar una buena cicatrización. También se recomienda que después de cada comida te enjuages la boca con un enjuague bucal que sea antibacteriano para higienizarla al máximo.

cuidar-piercing3Pero si ya tienes el piercing infectado, puedes conseguir curar la infección con una serie de cuidados específicos que conseguirán que el agujero se limpie y se cure.

A continuación te contamos paso a paso cómo desinfectar un piercing:

  • Lo primero que tienes que hacer es lavar la zona 2 veces al día con un jabón antiséptico que no contenga ni yodo ni clorexidrina.
  • Después, tendrás que rociar en la infección (con un pulverizador o una botella con spray) un poco de agua marina o suero fisiológico (que aporta los mismos resultados antisépticos que si te dieras un baño en el mar).
  • También puedes usar una pomada antinflamatoria que podrás encontrar en cualquier farmacia.

Sobre todo no debes tocar la herida con las manos, solo aplicar estos productos por el área que rodea la infección. De esta manera evitas que la humedad se instaure en el piercing y la herida se dilate. En el caso de que no el agujero no llegue a curarse durante los 7 primeros días, te recomendamos que acudas a un profesional o a un médico aunque, lo más recomendable, es que te quites el piercing pues es probable que tu cuerpo lo esté rechazando.

  • Si has conseguido curar tu infección, es importante que tengas en cuenta una serie de consejos que te ayudarán a que no vuelva a infectarse y a que la cicatrización sea rápida:
  • No limpies demasiado el piercing: con dos veces al día ya es más que suficiente para que el piercing esté limpio y protegido. Si te pasas con la limpieza puedes retrasar la cicatrización además de provocar una irritación en la zona.
  • No cambies de productos: si has escogido un jabón pH neutro, límpiate siempre con el mismo para evitar reacciones e irritaciones en tu piel.
  • No uses tiritas: no permiten el paso del aire en la zona y puede provocar una infección o una mala curación del pendiente.
  • Evita la ropa o los accesorios que te rocen o que se puedan enganchar.
  • No te bañes en piscinas o spas hasta que el piercing esté cicatrizado porque el agua podría contener bacterias y éstas podrían infectarte el agujero.