Son uno de los complementos más peculiares de la temporada, una nueva joyería que imita la invasión de los ‘piercings’, pero sin tener que hacer más agujeros. Los pendientes asimétricos se suman a la tendencia ‘maxi’ para dar un aire rebelde pero sofisticado a cualquier estilismo.

Se han convertido en un accesorio de última moda, pero lo cierto es que los ‘ear-cuff’ o pendientes asimétricos tan decorativos empezaron a hacerse famosos en los años 30, cuando el joyero francés Marcel Boucher adornaba las orejas de las aristócratas, amantes de los excesos. Muchos años más tarde resurgirían, cuando el estilo ‘punk’ de los 80 alcanzaba su momento álgido.

Ahora, este original complemento quiere una nueva oportunidad y abraza ya las orejas de famosas, ‘it girl’ y hasta de la realeza. Sir ir más lejos, la Reina Letizia lucía un sofisticado modelo tipo pluma en una de sus últimas apariciones en público.

Sólo uno de tamaño XXL

Y es que si se sabe llevar con estilo y delicadeza los ‘ear-cuff’ pueden resultar muy elegantes y finos. Aun así, todo dependerá del modelo, del ‘look’ y del peinado con que se combine. En cualquier caso siempre conviene llevar el pelo recogido, al menos de un lado, y por supuesto la pieza maxi sólo se lleva en una oreja.

Una de las últimas propuestas es la colección de Navidad de la ‘it girl’ Olivia Palermo para BaubleBar, un conjunto formado por piezas modernas de inspiración clásica, de gran presencia, entre las que destacan pendientes asimétricos de gran belleza con piedras brillantes en colores de tendencia como el verde esmeralda o el burdeos, perfectos para dar un aire rebelde a cualquier estilismo.

También hay piezas XXL como broches, brazaletes, collares o anillos, con motivos florales o insectos, piezas de bisutería estilo retro hiper sofisticadas. Todas ellas imponentes, con el particular estilo ‘Olivia’, para brillar estas fiestas a precios asequibles.

Origen: ‘Ear-cuff’, la estrella rebelde de las maxi-joyas – Los pendientes ochenteros