La técnica es cosmetológica y el proceso es como el de un tatuaje. Las que lo hicieron aseguran que les suma naturalidad. La moda se propaga en las redes sociales.

En la terminología médica a las pecas se las conoce como “efélides”y pese a que algunos las consideran un “defecto”, hoy son tendencia.

Hay mujeres que quieren tener pecas porque sostienen que “evocan juventud y naturalidad”. Y esquivando la fortuna de su genética, encontraron cómo tener “manchitas” sobre la naríz y los pómulos, al menos similares a las originales.

Las pecas son acumulaciones anormales de pigmento que aparecen en las pieles tipo 1, es decir, en las personas que tienen tez blanca o cabello rojizo.Como moda, las que no nacieron con esa suerte punteada sobre las mejillas eligen tatuarsela.

Así nació la tendencia denominada “freckling” (pecas). La iniciativa la lanzó Gabrielle Rainbow, una tatuadora cosmética de Montreal, Canadá. Y con la difusión en las redes aumentaron las que lograron sumarle a su rostro ese “toque” que la naturaleza no les dió.

“Las comencé a hacer luego de que mi mejor amiga se aburriera de dibujarse la pecas con un lápiz de maquillaje”, sostuvo en distintos medios locales.

En este sentido, Gabrielle señala que la típica clienta es aquella a la que le aparecen pecas en el verano producto de la exposición solar, pero quiere tenerlas durante todo el año. Se trata de tatuajes semi permanentes, que se realizan en sesiones de una hora de duración y que duran alrededor de tres años. Como todo tatuaje, se ven un poco inflamadas y oscuras inmediatamente después de realizado el procedimiento, pero en un par de meses se suavizan y se ven muy naturales. “Se desvanecen naturalmente con el tiempo”, ha dicho Gabrielle.