Lady Gaga

Lady Gaga

Saltó a las portadas de las revistas y editoriales de moda y, aunque en la alfombra roja se dejan ver más tímidamente, en las redes sociales los aros asoman en las narices de multitud de celebridades.

Las decoraciones que atraviesan la pared cartilaginosa que separa las fosas nasales -septo, en español, en inglés, septum, de donde el piercing obtiene su nombre- han sido símbolo de madurez o de estatus en algunas culturas desde tiempos ancestrales.

Como ocurrió con los tatuajes, o con los jeans rotos, el uso que los grupos “punk” de los años 80 dieron al complemento, símbolo de rebeldía, concedió al septum un aura de marginalidad.

Ahora, la moda recoge esta perforación y la eleva de nuevo a la categoría de un complemento sofisticado y de lujo, que adorna las narices de celebridades como Rihanna, Lady Gaga, Scarlett Johansson o Madonna.

ALIADO DE LA ALTA COSTURA

Scarlett Johansson

Scarlett Johansson

El diseñador italiano Riccardo Tisci puso al septum sobre la pasarela con su colección de alta costura para Givenchy en el año 2012, y repitió con el inusual complemento, haciéndolo protagonista de la colección para otoño/invierno de 2015 en la Semana de la Moda de París, con una colección que mezclaba el estilo victoriano con la estética indígena suramericana, gracias a las joyas que imitaban perforaciones faciales.

De ahí, el septum saltó a las portadas de las revistas y editoriales de moda y, aunque en la alfombra roja se dejan ver más tímidamente, en las redes sociales los aros asoman en las narices de multitud de celebridades, que han ayudado a borrar la imagen marginal del abalorio. Ahora se vende a precios que pueden alcanzar las tres cifras.

Aunque el septum más usado tiene una forma circular, el piercing también puede estar abierto por la parte frontal o incluso adoptar una forma lineal, al estilo de los tradicionales “Otsj” de la tribu Asmat de Nueva Guinea, cuyos miembros lucían la joya en función de su grado de madurez.

Hoy, el septum circular es mucho más pequeño y refinado y sustituye los huesos de cerdo o las conchas marinas pulidas por metales nobles como el oro, el platino o la plata.

UN MUNDO DE PERFORACIONES

En la India, los septum o “bulak” eran considerados como un símbolo de riqueza y alcanzaban tamaños que incluso impedían comer con normalidad.

Rhiana piercing

Rhiana

Los anillos en el septo también fueron usados por los mayas, los aztecas o tribus nativas americanas como los tenskwatawa, los shawnee o los nez perce, denominados así por los exploradores franco canadienses debido a la nariz perforada -nez percé, en francés- que lucían algunos de sus miembros.

Más discreto que otros piercings y que las vistosas dilataciones, el septum ofrece la ventaja de dejar la cicatriz casi oculta por completo y, aunque no es más doloroso que un piercing tradicional, los más aprensivos pueden camuflar como verdadero uno falso, apto para todos los públicos y que luce especialmente bien en las narices más simétricas.

Origen: Piercing, del punk al glam Moda y Estética – Diario El Día